.

Becada, por el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe y el Museo Castagnino+macro, para participar del “Programa de Residencias Museo Castagnino+macro”. San Javier (Argentina). Septiembre, 2010.
Artistas: Camilo Guinot (Argentina), Cintia Clara Romero (Argentina), Halim Badawi (Colombia) y Jeisson Castro (Colombia).

.

Texto para el libro “Residencia en el mundo”. Rosario. Ed. Castagnino+macro. ISBN 978-987-26457-2-4
Ver publicación

PROGRAMA DE RESIDENCIAS MUSEO CASTAGNINO+MACRO.
Por: Cintia Clara Romero.

El programa de Residencias organizadas por el Museo Castagnino+macro y el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe, propone una dinámica particular teniendo en cuenta la locación elegida para su desarrollo. San Javier es una pequeña y antigua ciudad bordeada por ríos mansos, islas con vegetación exuberante, campos de arroz y pajonales. No hay museos de arte, ni galerías, ni artistas ocupados en conseguir un espacio en los circuitos legitimadores del arte contemporáneo. San Javier, además, está muy cerca de Santa Fe, ciudad en la que vivo y trabajo.
Este contexto rural-costero estimuló y potenció el proceso que vengo desarrollando, en el que paisaje, cuerpo y acción son tres puntos claves que delimitan mi campo de producción. Trabajé en una serie de videos y fotografías en las que las nociones de reiteración, imposibilidad, desaparición, impedimento, fatiga y restricción, parecen constituir una poética del fracaso en la que esta contenida la siempre renovada esperanza de modificar el estado de situación de las cosas, en algunos casos; mientras que en otros, sobresale la reflexión -en un tono exento de dramatismo- de las propias limitaciones. Esta serie de piezas, titulada Formas de acción, que parecen presentarse como chascos que nos conducen a un continuo fracaso, son el intento de indagar en el descubrimiento y el conocimiento de un mundo tanto propio como social. Este tiempo, no sólo ha servido para continuar con el desarrollo de mi proyecto, sino que también ha posibilitado la apertura de nuevas líneas de trabajo que irán consolidándose en próximos viajes. La residencia fue una instancia que me permitió revisitar lo habitual (el propio contexto) para descubrir lo inédito, que lo aparentemente cotidiano y conocido, trae consigo.
Para finalizar deseo destacar la importancia de este programa de residencias en los que se fomenta el intercambio cultural -en este caso con los artistas Camilo Guinot y Jaisson Castro, y con el curador Halim Badawi-, la consolidación de redes de trabajo, el acercamiento a contextos diferentes, y la reflexión sobre los procesos productivos despojados de los intereses inmanentes al mercado y a los circuitos artísticos hegemónicos institucionales.