En “El museo como campo de batalla”. MPBA R. G. de Rodríguez. Santa Fe (Argentina). 2016. Curaduría: Florencia Magaril.

SALA DE PRÁCTICAS
Por: Maximiliano Peralta Rodríguez y Cintia Clara Romero.

“Sala de prácticas” es un espacio de entrenamiento físico heterotópico que se apropia del museo para reflexionar en torno a las relaciones, tensiones y solapamientos posibles entre las Prácticas Institucionales y las Prácticas Autogestivas.
Muchos son los artistas que, en las últimas dos décadas, han ampliado su horizonte de acción. Además de dedicarse al desarrollo de sus obras, comenzaron a generar plataformas de trabajo, provocando una redefinición de los procesos de producción de subjetividad que no se entienden ya como un monopolio del individuo creador, sino desde la perspectiva de su colectivización. Estas prácticas no se centran en un hacer objetual, sino en el diseño y en la gestión de proyectos grupales desplegados en función de generar espacios de exhibición, de formación o comercialización, lugares para el desarrollo de propuestas curatoriales, residencias de artistas o museos.
Quienes coordinan proyectos autogestionados saben acerca del trabajo diario, de rutinas, de las constantes adaptaciones a las circunstancias del contexto y del desempeño de múltiples roles: son artistas, gestores culturales, curadores eventuales, montajistas, docentes, diseñadores y comunicadores especializados en redes sociales.
Conocen acerca de la flexibilidad, la coordinación, la precisión, la fuerza, la agilidad, el equilibrio, la potencia, la adaptación, la resistencia y el hacer con lo disponible. Esta sala del Museo Rosa Galisteo se presenta como una invitación a seguir entrenándonos, en el hacer y el pensar, junto a decenas de artistas que impulsan, traccionan y activan proyectos en nuestro territorio provincial.